El bajo y sus protagonistas

«Lo escuché tocar cuatro compases y supe que era testigo de la historia«. Estas palabras pertenecen a Joe Zawinul (tecladista, compositor, arreglador, co-fundador de Weather Report) y se refieren a un innovador, un genio verdadero al nivel de Bach o de Mozart: Jaco Pastorius.

«The sound is in my hands», decía, centrado en un timbre medio y su digitación virtuosa, lo identifican claramente. Su fuerte personalidad y el impacto rítmico y melódico, colocan a su (bajo) Fretless a la misma altura que los instrumentos solistas. Sincopas, subdivisiones de semicorcheas, vibrato, trémolos y frases de un contorno imprevisible, son componentes de un estilo muy particular.

Hasta la aparición de Jaco, el bajo eléctrico, que hasta ese momento había sido relegado a una base rítmica en las sombras del sonido, apareció directamente bajo la luz.

«Yo canto con el bajo, o al menos trato de que parezca que canto. El don más valioso que puede pedir una persona es ser un buen cantante. Solamente se necesita una voz. Yo soy un cantante que tiene vergüenza en mostrar su voz y por eso siento la necesidad de ocultarme detrás de un bajo» (Jaco Pastorius).

A partir de ese momento, muchos bajistas de todos los estilos comenzaron a mirar a nuestro instrumento de otra manera. En síntesis, la historia del bajo eléctrico podría medirse antes y después de Pastorius.

Quizá uno de los mayores errores que cometemos los bajistas al comenzar el estudio es creer que tocar el bajo es más fácil porque tiene dos cuerdas menos que la guitarra y porque popularmente las líneas de bajo son, a simple vista, más sencillas que las de otros instrumentos. Todo esto puede ser verdad, siempre y cuando tu necesidad de crecer y expresarte haya muerto en tu vida. Mientras tanto, el estudio y la improvisación parecen marcar el camino contrario a ese pensamiento, y quizá el bajo sea una herramienta sin fronteras que te permita crecer y expresarte más allá de los límites de tu imaginación.

Mirá También
[CD GRATUITO] El nuevo rock-pop under

En este artículo podría hablar de todos los que hicieron grande a nuestro instrumento, pero no me alcanzarían las páginas para hacerlo. Entonces, les hablaré de los que fueron importantes para mí y me ayudaron muchísimo en mi formación musical.

Sólo por comenzar, menciono a James Jamerson, sesionista, padre del bajo funk y soul, que grabó para el sello Motown con muchísimos artistas de ese estilo. En ese mismo género, Larry Graham, uno de los pioneros en usar slap y pull technique, «Bootsy» Collins (bajista de James Brown y fundador del grupo Funkadelic), Verdine White (Earth, Wind and Fire), Louis Johnson (Brothers Johnson, George Duke, Quincy Jones), Paul Jackson (con Herbie Hancock, a mediados de los 70), Rocco Prestia (Tower of Power), dueño de una gran técnica, un sonido muy particular y una de las mayores influencias de Jaco.

Dentro del jazz y la corriente llamada fusión, Steve Swallow, súper musical y una referencia para los que quieren tocar con púa; en el mismo género, Anthony Jackson, Alphonso Jonhson, John Pattitucci, Marcus Miller (multiinstrumentista y arreglador, a quien Miles Davis llamó para sus últimos discos), Stanley Clarke, Victor Bayley (reemplazante de Jaco en Weather Report), Gary Willis (Tribal Tech, entre otros), Victor Wooten (un «monstruo» con todas las letras), Jeff Berlin, Alain Caron, Brian Bromberg, Abraham Laboriel, Carles Benavent (bajista de Paco de Lucía; realizó algunas grabaciones con Chic Corea). Directamente de África tenemos a B. Kumalo y al increíble Richard Bona.

Un párrafo aparte merecen Dominique Di Piazza y Kai Eckhardt en sus trabajos con John McLaughlin, Jimmy Haslip (Yellowjacketts), Mark Egan con Pat Metheny y la lista podría seguir…

En el rock y en el pop nos encontramos con Paul McCartney, con un toque simple pero a su vez muy melódico y con mucho gusto; Mark King (Level 42), Geddy Lee (Rush), Chris Squire (un «Yes» al talento), Roger Waters (Pink Floyd), Tony Levin (King Crimson, Peter Gabriel), Bill Wyman (Rolling Stones), Tommy Shannon (Double Trouble, banda de Stevie Ray Vaughan), Jack Bruce (Cream, entre muchos otros grupos), Nathan East (Eric Clapton), Muzz Skillings y Doug Wimbish (Living Colour), John Taylor (Duran-Duran), Sting, Flea (puro funk), Sid Vicious (leyenda de los Sex Pistols), John Deacon («hermano» de Paul McCartney en Queen), Darryl Jones (conocido por sus trabajos con Miles Davis, John Scofield, Sting y actualmente en los Stone),Noel Redding y Billy Cox (acompañantes de Jimi Hendrix), los «pesados» Roger Glover (una muralla donde se apoya Deep Purple), John Entwistle (The Who), John Paul Jones (Led Zeppelin) y Steve Harris (una aplanadora en Iron Maiden)…

¿Cuál es tu bajista favorito? Queremos conocer tu opinión.

NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

 

Volver Arriba

Compartir en
Roberto Moreno

Acerca de Roberto Moreno

Bajista, contrabajista, compositor, arreglador y docente argentino. 4 discos editados. Tocó además en Uruguay, Cuba, México, Ecuador y Colombia. Autor del libro “El Bajo Eléctrico en la Música Latinoamericana”.

Ver todas las entradas de Roberto Moreno →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.