Las mil versiones del fantasma

El fantasma de Canterville se ha convertido ya, en un clásico a la altura de temas emblemáticos de nuestro rock, como “La balsa”, “Presente”, “Muchacha ojos de papel”, “El oso” o “La marcha de la bronca”. Del mismo se realizaron muchas versiones con distintos arreglos y formaciones.

Cuando comenzamos a… escuchar

Verano de 1975.
Me voy con varios amigos a veranear a Mar del Plata.
Uno de ellos comenta que al día siguiente, por la noche, tocaba León Gieco. Lamentablemente no recuerdo el lugar, sino sería más preciso.
León aun tocaba con su Banda de Caballos Cansados, pero comenzaba los conciertos solo, con su guitarra en el escenario, cantando tres o cuatro canciones acústicas y luego entraba la banda.
Sobre el escenario solo se ve una silla, de respaldo alto con asiento de mimbre y dos micrófonos.
Uno para la voz y el otro para la guitarra acústica. En esa época las guitarras acústicas se amplificaban poniendo un micrófono adelante.
Entra León, guitarra en mano, pero sin la correa de la guitarra, por lo cual toma la postura de apoyar un pie sobre la silla mencionada, para apoyar la guitarra.
Acomoda los micrófonos y comienza a cantar En el país de la libertad.
La siguiente canción es Cuando me muera quiero de su segundo LP y a la tercera no la anuncia. Solo dice: “Este es un tema nuevo…. ¿alguien tiene un chicle?
Alguien del público le alcanza uno.
León lo mastica por unos segundos y sacando una hoja de unos de los bolsillos traseros de su pantalón vaquero.
El chicle le sirve para pegar la hoja sobre el respaldo de la silla.
Es evidente que es una canción nueva y que aún no se sabe la letra de memoria.
Comienza a tocar su guitarra, con un típico ritmo de folk-rock, bien “Dylanesco” y comienza a cantar la canción que nadie conocía en ese auditorio: “Yo era un hoooombre buenoooo, si hay alguien bueno en ese lugaaaaarrrr….”

videos rock argentino

La gente se puso de pie para aplaudirlo cuando terminó. Y más aplausos hubo cuando dijo que ese tema era de Charly García.
Entre mis amigos nos miramos y no podíamos creer como había pegado la melodía, la letra, la interpretación.
Recuerdo haberle dicho a uno de ellos: “Este es un temazo… cuando lo grabe, lo va a cantar todo el mundo
Es que el tema tiene seis tonos de guitarra muy fáciles de reconocer y como dijo Litto Nebbia alguna vez: “Las canciones de Charly en Sui Generis son muy populares porque cuentan las cosas que les suceden a los adolescentes hoy, pero además, porque cualquiera con medianos conocimientos de guitarra, las pueden tocar”.

Y así fue como escuche esta canción por primera vez.
Si esa interpretación de Gieco no fue el estreno, le pega en el palo.
A partir de allí, la escuché y recontra escuché infinidad de veces, la toqué y la canté otro tanto y hasta el día de hoy busqué todas las versiones posibles de este gran tema.

Lástima no haber tenido un grabador para inmortalizar la versión que hizo La Máquina de Hacer Pájaros en su segunda presentación cuando debutaron en la Bola Loca.

Mirá También
[CD GRATUITO] El nuevo rock-pop under

El origen

El Fantasma de Canterville es un libro del escritor inglés Oscar Wilde y es una especie de parodia de un fantasma que habita el castillo de Canterville, al que nadie le teme, y por el contrario, los habitantes de la mansión le juegan bromas y se burlan de él.

Charly cuenta en el libro escrito por Daniel Chirom que él había leído el libro cuando era niño. Que le pareció un buen argumento para una canción que cuente un poco la historia de los desclasados, la de los tipos que están fuera de lugar y a los que la gente agrede o ignora.
La frase “He muerto muchas veces acribillado en la ciudad” o “Si pudiera matarlos, lo haría sin ningún temor” denotan el enojo y la posición que asume García, poniéndose en la piel del protagonista.
Yo ya había zafado de ser un desconocido, pero porqué a mí me toca la suerte de poder vivir de la musica y con un montón de gente que tiene ganas y talento no ocurre lo mismo?

Seis y media de la mañana. Suena el teléfono en la casa de Gieco
Charly: Hola… ¿León?
León:  ¿Qué pasa?… ¡son las 6 de la mañana!
Charly: Compuse un tema ¡para que lo cantes vos!
Y así, por teléfono, le comenzó a cantar la primera estrofa del nuevo tema

Días antes, estando Charly en la casa de los padres de María Rosa Yorio y mientras ella estaba en el colegio y los padres de María dormían la siesta, Charly vio por la televisión la película y recordó el libro que había leído de niño.
Una versión de esta historia dice que León había compuesto el tema La Rata Laly y quería que Charly la cantara.
León siempre argumentó que Charly tuvo como una coraza frente a la censura que reinaba por esos tiempos.
Charly le rechazó el tema, argumentando que era muy directa políticamente, por más que se tratara de una fábula y que cantarla era una invitación a que lo metan en cana.
García se sintió culpable y le compuso El fantasma de Canterville, canción que a Gieco le calzaba como anillo al dedo.

Mirá También
[VIDEO] Top 13 versiones del Fantasma de Canterville (enganchadas)

Versiones

La primera versión fue la controvertida, en el disco de Porsuigieco
Como muchos saben, hubo una tirada de LPs que salieron con este tema, aunque en la etiqueta del disco y en la tapa figurara el tema Antes de gira.
La autocensura hizo que por alguna razón el tema fuera grabado por el grupo, incluida en un principio y sacada del disco definitivamente después.
Años más tarde y ya editado el disco en formato CD fue incluido el tema original en una edición que hiciera Pagina 12.

El disco que traía El Fantasma de Canterville tenía el nombre de la banda arriba del agujerito típico del vinilo.
El que venía con Antes de Gira lo tenía por debajo.

La segunda versión fue la que León Gieco incluyó en su tercer disco y al que le puso el nombre del tema como título de ese LP.
Tuvieron que cambiarle algunas palabras para poder sortear la censura («matarlos» cambió por «odiarlos», «acribillado» por «rodando» y «legalidad» por «humanidad «) ya que de 12 temas que traía el disco, le objetaron más de la mitad.

Luego vinieron muchas más versiones y/o con distintos arreglos.
La versión de Charly en el Adiós Sui Generis y la que hizo junto a David Lebón en el Festival del Amor.
Versiones de León Gieco con distintos arreglos eléctricos o acústicos e incluidos en varios discos.
Y en esta corriente de versionar canciones de otros por afamados grupos y solistas, que se viene dando últimamente, podemos encontrar versiones de Manu Chao, Los Pérez García, Nito Mestre solo o junto a Eduardo Gatti, Carlos Vives o Raúl Porchetto, Fito Páez.
Versiones únicas de León Gieco con D-Mente, Ricardo Soulé, con La sinfónica de Ciegos por citar algunos o las de cientos de artistas no tan conocidos que han puesto sus versiones en YouTube.

El fantasma de Canterville se ha convertido ya, en un clásico a la altura de temas emblemáticos de nuestro rock, como La balsa, Presente, Muchacha ojos de papel,  El oso o La marcha de la bronca.

En cualquier concierto que se toque, la voz del público es la que más se escucha.
Y no solo la de los contemporáneos de la canción sino la de sus hijos también.

Donde hay una guitarreada de amigos, un fogón o un cumpleaños es infaltable. Es que ya es parte de ese grupo selecto de canciones denominadas “Una que sabemos todos”.

Porque “El fantasma”, como la llaman todos, ya dejó de pertenecer a Charly o a León.
Hoy, esta hermosa canción, ya pasó a ser “de todos”.

Y a vos ¿qué versión te gusta más?

NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

 

Volver Arriba

Compartir en
Freddy Berro

Acerca de Freddy Berro

Coleccionista de Rock Argentino. Creador de Incunables Posludios (primer Blog dedicado exclusivamente al rock Nacional). Propietario de Los Libros del Rock Argentino y de La Expreso Imaginario.

Ver todas las entradas de Freddy Berro →

7 comentarios sobre “Las mil versiones del fantasma”

Responder a Freddy Berro Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.