Monique Fernández

Monique Fernandez


Desde la infancia, Mónica ha hecho del canto una forma de vida. Iniciada en el canto lírico por sacerdotes de la orden de los Misioneros del Verbo Divino, el primer tramo de su camino como cantante estuvo ligado fuertemente a la música religiosa, en rituales, casamientos –donde interpretaba el Ave María ya en su adolescencia-, por ello por ejemplo, conoce e interpreta a la perfección la Misa Criolla de Ariel Ramírez. Con un registro de Soprano Ligero y perfecta afinación, ello le permitía elegir un repertorio delicado y grácil, adecuado para su voz y su fraseo cálidos y cristalinos.
Ya en su primera juventud, se recibe de Profesora en Letras y ejerce la docencia durante 25 años. Sin embargo, su amor por la expresión musical y cantada jamás cesa, es así que también dictó clases de música en escuelas medias. Tomó clases con Graciela Cosceri, Victoria Morán, Roxana Amed (ya que fuera admitida para master clases en los Festivales Internacionales de Jazz), y en la actualidad, con la gran Tatiana Parra. Participó como cantante de la formación Fernández Vs. Gómez, cuarteto dedicado a la fusión que recrea temas de Juan Quintero, Pedro Aznar, Andrés Beeuwsaert y el trío AcaSeca, Chabuca Granda, Lisandro Aristimuño, etc., del folclore nacional y latinoamericano. Participó en numerosos encuentros musicales, festivales, jam sessions y en el film “Victoria”, con la dirección de Juan Villegas, que narra la vida artística y personal de la cantante Victoria Morán.
Ha compuesto y registrado temas con el guitarrista y cantante Sergio Zabala y grabado para el compositor Alejandro Szwarcman un tema de su autoría en estreno.

— Hola Mónica ¿Cómo estás? ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

— Bueno, después de haber terminado la grabación, y ya hecha mezcla y masterización de mi disco “Bilocada”, estamos filmando con Pablo Tesoriere los videoclips de los temas musicales. Este 4 de junio subí a mi canal de YouTube el último de ellos, el Tema de Bennu, junto con una entrevista que me fue hecha, y que explica detalles de su rodaje, su ideario y mi postura frente a lo que exhibe. Es un laburo muy grande de filmación y tiene una selección impecable de archivos fílmicos que hizo Pablo. Realmente un trabajo descomunal, que está acompañado por un aire de zamba que compusimos con Sergio Zabala y grabamos con Andrés Beeuwsaert –que además hizo la mezcla y la edición del disco–, Pablo Giménez, Tarco Arias. La verdad, un privilegio haber trabajado con ellos. Y creo que los resultados están a la vista.

— ¿Porqué se llama “Bilocada” tu disco?
— Yo siempre fui una niña solitaria. Me refugiaba en los libros y en la Naturaleza por mi extrema sensibilidad, mis temores, mi sed por el conocimiento y la música, mi permanente deseo de evasión. La vida en el hogar de mis padres no era fácil. Entonces tuve que crearme un mundo a mi medida, por pura supervivencia, y por una tendencia incontrolable a la expresión a través del arte, ¿entendés? En una de esas lecturas que hacía, aprendí lo que era el don de la bilocación. Según el santoral católico que leía, algunos humanos tenían la posibilidad de ubicarse –en cuerpo y alma–, en dos lugares diferentes, simultáneamente. Me quedó ese dato tatuado en mi memoria infantil. Y bueno, los años pasaron, Buenos Aires me crió, la Patagonia me albergó, y así pasó mi vida: ubicada en ambos amados espacios geográficos, habitante bilocada de los dos.
Entonces este álbum quiere mostrar eso: lo más bello y excelso que pude encontrar en ambos universos. Por eso los temas musicales y los videos están filmados en esos lugares.

Mirá También
[artículo] Identidad: el nuevo disco de Patricio Villarejo
[entrevista] Chechelos (violonchelos y folclore)

— ¿Qué otros músicos te acompañan en los temas?
— Grabar este disco fue un privilegio de principio a fin. Además de los talentosos que te nombré, están Mariano “Tiki” Cantero, Juampi Di Leone, Damián Zeni, Hernán Fernández, Leandro Bollasina. Es un disco conceptual, con temas propios y versiones de Spinetta y de Zeni, que está siempre cruzado por sonidos naturales que aparecen y desaparecen, y que me pasé meses registrando en Neuquén, donde vivo (además de en Buenos Aires, claro) (risas)

— ¿Cómo surge la idea de hacer un videoclip con cada uno de los temas?
—Mirá, ése fue un sueño que se fue cumpliendo por iniciativa de mi amigo cineasta y fotógrafo Pablo Tesoriere. Con él vamos escuchando y soñando. El primero que filmamos fue el “Tema de Titania”, una versión de la canción de Luis Alberto Spinetta y Claudio Gallardou que rodamos en el Lago Pellegrini, en Río Negro. Fue realmente mágica esa filmación, que cuenta una historia de hadas, justamente… Después surgió el “Epílogo para Jazmín”, un tema a voz y kalimba que ejecuté, Muchacha, ojos de papel, una versión de Damián Zeni con imágenes y filmaciones en estudio, y que tuvo mucha aceptación en el público y el último que te nombraba, el “Tema de Bennu”. Y seguimos. Pronto se viene “El viaje”, que también compusimos con Sergio Zabala, con percu del gran Tiki Cantero.

— ¿Cómo fue tu acercamiento a la música? ¿y al canto en particular?
— No recuerdo el momento exacto en que la música inundó mi vida. Fue muy temprano, eso seguro. Mi familia la escuchaba desde que tengo memoria, mis viejos, mi hermano. Hice estudios de guitarra y piano desde muy pequeña, tenía una enorme facilidad para aprender, y el oído nunca me traicionó.
También estudié Letras (soy profesora), e historia del Arte. Canto estudio desde chica también, recuerdo que mis padres me mandaban a la Iglesia que estaba cerca de casa siendo una cría de 12 ó 13 años y allí uno de los sacerdotes que dirigía el coro me dio mis primeras lecciones de canto lírico: respiración diafragmática, posición del paladar, voz de cabeza. Ejercicios, ejercicios, ejercicios. También hice teatro muchos años, otra de mis pasiones. Creo que si cantás y tenés el cuerpo dispuesto como cuando actuás, todo es mucho mejor.

NO olvides descargar
[CD GRATUITO] Solo BAJO Bs.As.

— ¿Quién/es fueron tus profesores?
— Yo tomé clases con varies profesores viviendo en Buenos Aires, durante mi infancia y adolescencia. Ya no recuerdo los nombres de algunes, pero cada une dejó algo en mí. Después y ya profesionalmente, tomé clases con Victoria Morán, Graciela Cosceri, Tatiana Parra e hice jornadas con Roxana Amed.
Hice en CELCIT varios cursos de actuación y educación de la voz también, con Elena Vargas, la hija de Arístides, entre otres. Y después, el estudio en soledad, escuchar, aprender, repetir. Conocer y reconocer la propia voz, las dificultades y las cosas buenas, descubrirse y afirmarse en la voz.

— ¿A quiénes reconocés como referentes o influencias musicales?
Luis Alberto Spinetta, Stevie Wonder, Mercedes Sosa, Tatiana Parra, Dhafer Youssef, Tigran Hamasyan, Brad Mehldau, Gershwin, Satie, Mozart, Björk… la lista sería interminable. Yo creo que cada música que una persona escucha en su vida le influye de algún modo u otro. Sin embargo, siempre fui pionera de un estilo propio e individual, irrepetible, como cada ser humano que viene al mundo. Agradezco con una reverencia a les que antes que yo sonaron y me enseñaron, y sigo adelante.

— ¿Dictás o dictaste clases?
— No dicto ni dicté clases de canto. Estoy demasiado ocupada aprendiendo.

Mirá También
[ARTÍCULO] ¿Rock vs Jazz? ¿3 o 3000 acordes?
[ARTÍCULO] Hernán Ríos y Facundo Guevara en Café Vinilo

— ¿Qué tan importante considerás al estudio en la formación de un músico? ¿Hay algún método que recomendarías porque te parece que no debería faltar para ser un buen cantante?
— Creo que para poder disfrutar de lo que se ejecuta, se tiene que ser hábil con el instrumento. Eso da libertad. Y para mí, mi voz es mi instrumento, por lo tanto, es mejor saber respirar, vocalizar, tener un buen fiato para no pasar sobresaltos, afinar… en fin, estar relajado con la respuesta corporal para poder levantar vuelo con la interpretación. “La práctica hace al maestro”, en síntesis. Hay que estudiar. No conozco grandes maestres del canto que hayan dejado de estudiar y cuidarse, nunca. Lo mismo pasa con la ejecución de cualquier instrumento “externo” al cuerpo.

¿Cuáles son tus planes a futuro?
— Seguimos adelante con los videoclips que aún quedan por hacer (además de poder editar, próximamente, la versión física de «Bilocada») y ya tengo propuestas para grabar un nuevo disco como invitada.

— ¿Cómo puede hacer la gente para escucharte y saber más de vos?
— Mis links son: Instagram: @titaniapatagonia @moniquefernandexcantautoraYouTube Facebook

Y vos ¿conocías el trabajo de Monique? ¿Qué opinás?

NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

Volver Arriba

Compartir en

Acerca de Simón Zarub

Músico, periodista y programador de PC. Fundador y director de la revista encontrArte Musical.

Ver todas las entradas de Simón Zarub →

4 comentarios sobre “Monique Fernández”

  1. Con Mónica somos amigas de la red, ella canta, yo pinto, las artistas se entienden, la admiro por su pensamiento, por su trabajo, por su don, que ella ha respetado y respeta trabajando y perseverando, me hacen feliz sus logros. Felicitaciones a todo el equipo!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.