El tema del verano: ¿es apto para chicos?

Tema del verano

Pequeña reflexión sobre la música de moda y su relación con las actividades infantiles.

La música, en general, desde siempre tuvo la característica y la virtud de acompañar al hombre en sus diversas actividades. Y podemos encontrar determinados tipos de música asociados a determinados lugares y/o acontecimientos: así, por dar un ejemplo, en el momento de soplar las velas de una torta de cumpleaños se canta el cumpleaños feliz, los novios en su fiesta de bodas generalmente bailan el vals y entran a la Iglesia con la Marcha Nupcial, etc.

Soy padre de dos hermosos varones de siete y tres años respectivamente y lo que quiero compartir con ustedes es una experiencia que me tocó vivir al ir de vacaciones este verano a Mar del Tuyú y después a Mar de Ajó en la costa atlántica de la Provincia de Buenos Aires de mi país (Argentina). Se supone que en un trencito infantil la música que pasan durante el tiempo que dura la “vuelta” (el recorrido) es “infantil”. Pero no, desde el comienzo hasta el final pasaron todas canciones de moda, bolicheras, mezcla entre reggaetones y música electrónica, que nos pueden gustar o no, pero que de ningún modo eran apropiadas para ese momento. Quizás no hubiera estado del todo mal alguna canción de este tipo mechada entre las infantiles, pero no hubo ninguna de estas últimas. Ni hablar de que pasaran canciones de “próceres” como María Elena Walsh, Carlitos Balá, Luis Pescetti, Pipo Pescador o Gaby, Fofó y Miliki (lo cual sería rayano en lo milagroso), pero ni siquiera una Xuxa, un “Sapo Pepe“, o de última una canción de Backyardigams o Hi-5… En definitiva ¿para quién tiene que ser la música en este caso? ¿Para los adultos o para los chicos? Nadie puede negar que muchas veces -en los pseudo espectáculos infantiles- se usan recursos un tanto “bajos” para atraer a los padres y que estos lleven a sus hijos a dichos espectáculos (como ejemplo basta mencionar a las famosas “Paquitas” de Xuxa, todas muy sensuales y ligeras de ropa). Creo que esto tiene que ver con una tendencia -por desgracia bastante generalizada- de “pasar” la música de moda en todo momento, en todo lugar, sin importar nada ni nadie. O sea: no me parece bien escuchar la misma música en el boliche, en la playa, en la radio (y por ende en la oficina, en el banco, en el cine, etc.), que en un trencito, un fiesta infantil o una calesita.

Mirá También
Cosas nomás, Larralde en El Palomar (2017)

Con respecto a las fiestas infantiles, también hay una tendencia de que los chicos -y sobre todo las nenas- bailen y hagan las coreografías (algunas de las cuales harían ruborizar hasta a una actriz porno) con temas de moda que -me parece- no son para su edad (estamos hablando de un promedio de 7 años). Ya que pasar, por ejemplo, en un cumpleaños infantil un video de Shakira en poses “un tanto” osadas, es directamente grabar en el cerebro de estos nenes y nenas “este es el modelo de mujer“, “esto es lo correcto“, “sean así y podrán llevarse el mundo por delante” y quizás no estén preparados todavía para procesar esta información, para defenderse de estos verdaderos “ataques”… ¿Por qué en una fiesta “infantil” los chicos tienen que escuchar la misma música que los adolescentes y que los adultos? ¿Es para que no se aburran los adultos (animadores incluidos), para complacerlos? ¿No podrían los adultos buscar otros lugares donde escuchar esa música? ¿Será que ante la proliferación de salones infantiles como “el negocio del momento” se contratan, algunas veces, animadores/as con muy poca formación infantil (maestras jardineras sería un lujo, claro…).

Una situación similar me ocurrió al ir con mis hijos a la calesita de mi barrio, aunque aquí puede ver las dos caras de la moneda. Por un lado, más de lo mismo: todo el tiempo música electrónica, reggaetón, etc. ¿Con qué finalidad? ¿Qué los dueños de la calesita escuchen la música que les gusta? Gracias a Dios, en otra calesita encontramos a una persona mayor con su esposa que todavía conservaba la vieja usanza y pasaban… ¡¡¡canciones infantiles!!! incluso usaban la ya olvidada sortija que permitía ganarse una vuelta más…

Y a vos ¿Qué opinás? ¿Estás de acuerdo?

NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

 

Volver Arriba

Compartir en

Acerca de Simón Zarub

Músico, periodista y programador de PC. Fundador y director de la revista encontrArte Musical.

Ver todas las entradas de Simón Zarub →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.