Claudia Puyó: la felicidad de hacer música

Foto (PH): Moro Teufel Fotografía

 Una de las figuras femeninas más reconocidas del rock argentino. Gran cantautora, guitarrista y pianista relacionada con el blues y el soul que a lo largo de su carrera supo tocar y grabar con reconocidos músicos; entre ellos: Pedro y Pablo, Miguel Cantilo, David Lebón, los Redonditos de Ricota, Mercedes Sosa, Fito Páez, Fabiana Cantilo, Claudio Gabis, Lito Vitale… entre otros. En esta entrevista nos habla de su presente, la pandemia, sus inicios en la música, sus grandes influencias, su discografía, su lucha por ocupar un espacio en el rock junto a sus otras colegas mujeres… 

Hola Claudia ¿cómo estás? ¿Cómo te afectó la Pandemia este tiempo?
— Hola, ¿Cómo están? ¿Cómo me afectó la Pandemia? Y bueno, fue/es muy duro por un lado –porque me tocó en un momento de mi vida siendo un poco más grande de lo que hubiera querido, y con padres muy viejitos– pero por otro lado también –compositivamente y eso– pude terminar de hacer un disco doble (de 29 canciones) que se va a llamar “Cazadora de cielos”, que va a tener muchas canciones mías (16 temas míos y 14 de otros. versiones). Y por un lado me afectó mucho saber que más que una Pandemia es una Endemia y… ¡no sé cuándo va a terminar! (risas). Pero por otro lado una trata de poner amor en lo que queda del día ¿viste? Vivir el presente siempre fue una idea, entonces este es el momento mayor de la vida que yo conocí, donde uno tiene que vivir el presente. Me afecta bastante la Pandemia, pero “me la banco” y sigo adelante componiendo y haciendo cosas que me hagan feliz en ese sentido para que mi Espíritu no se achaque porque… como no podemos salir a tocar como podíamos tranquilamente antes, y eso es algo muy feo, porque si sale: sale, pero no sale tranquilo… y ¡es bastante molesto!

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?
— Bueno, como te contaba, actualmente estoy trabajando en un disco doble –que en realidad ya lo terminé– ya lo mandé a masterizar a Pablo López Ruiz. Yo trabajo con Ricardo Maril (“gafas” le digo) que es mi pianista y técnico de grabación: grabamos unas cosas en estudios, otras se grabaron en la cocina de mi casa… bueno, es un disco eclíptico como los dos últimos discos que hice. Principalmente el último que hice: “Primavera por un día”; es como una continuación, se va a llamar “Cazadora de Cielos”. Ese es el último proyecto, aparte de haber grabado con varios amigos, con León Gieco, con Pity Fernández grabé bastantes cosas. Grabé en la Pandemia con “el alambre” (González), grabé bastantes cosas. Y, en el disco, también va a haber un montón de invitados.

¿Cómo se inició tu camino en la música, y en particular con la guitarra y el canto? ¿Quiénes fueron tus profesores?
— Mis profesores fueron los discos, básicamente. Yo toco al revés, por lo tanto ¡nadie me pudo enseñar a tocar la guitarra! (risas). Aprendí sola: viendo como tocaban los derechos y dando vuelta los acordes. Y cantar: aprendí arriba de los discos. Mi maestra es como Aretha Franklin, diría, por una cuestión de que yo buscaba la manera de poder llegar a muchos registros musicales (me gusta mucho el Soul, el Blues, el Rock). Además de todos los músicos que escuché en mi vida pero como “maestra”, creo que la maestra que yo elegí. Yo probaba llegar a los agudos y graves (como ella que tenía un registro amplísimo y me gustaba mucho).

Mirá También
[artículo] Así se hizo Abbey Road (Beatles-1969)
[ARTÍCULO] Charly García-Líneas paralelas: crónica de un ensayo


¿A quiénes reconocés como referentes o influencias musicales?  

— ¡Qué sé yo! escuché música desde muy pequeña, desde el Oratorio de Pascua de Bach a Mozart, a Sibelius, a Bojack. También escuché folklore, Atahualpa (Yupanqui), también escuché Rock… En mi caso, yo escuché demasiadas cantantes mujeres (negras y blancas) que puedo nombrarlas a todas y todas me parecen maravillosas: Etta James, Bonnie Raitt, Joni Mitchell, Aretha Franklin (por supuesto)… te estoy nombrando menos de la mitad… Hasta Édith Piaf… de todo escuché, pero reconozco influencias musicales un tanto “souleras”. Me gusta mucho el Soul: escuchaba mucho Arteha, realmente.

¿Crees que existen diferencias entre la música que vos escuchabas en tus comienzos y la que se hace hoy en día? ¿Qué grupos o solistas actuales recomendarías?
— Sí, de la música que escuchaba yo cuando era piba a ahora ¡cambió todo muchísimo! Yo no soy nadie para recomendar grupos (ni solistas) pero, bueno, hay grupos que siguen haciendo cosas maravillosas como Divididos…, siempre ha habido músicos maravillosos en Argentina… y sigue habiendo gente interesante. No he escuchado mucho de lo nuevo y no tengo la posibilidad de nombrarte bandas más actuales porque no escucho mucha radio y eso…                               

 ¿Tu carrera arranca con “Ana Gris”? (que incluso, a fines de los 90, tuvo su regreso)
— Sí mi carrera… la palabra “carrera” nunca me gustó ¡me suena a caballo corriendo por el hipódromo! (risas). Yo empecé a tocar con Aníbal (Forcada) muy jovencita en los años 70… yo tenía 12 años y él 14; Después subí a los escenarios a mis 15 años (y él a los 17) pero, digamos, que ¡empezamos muy chiquitos! Y así fue como empecé a tocar en un dúo acústico con Aníbal llamado Ana Gris.

Mirá También
[ARTÍCULO] ¿Rock vs Jazz? ¿3 o 3000 acordes?
[ENTREVISTA] El Rock Argentino contado en un libro


Además hiciste coros en los álbumes debut de “Suéter” y “Redonditos de Ricota” 

— Sí, cuando yo saqué mi primer disco “Del Oeste” (que era vinilo: discos y casetes) en el año 1985 por Interdisc, en el 83 había grabado antes con Fabi Cantilo le habíamos hecho los coros a Suéter (al primer disco de Suéter) y junto a Laura Hutton y María Calzada le hicimos los coros a todo “Gulp!” (el disco de Los Redonditos de Ricota) y ahí lo conocí a Willy Crook: que era muy, pero muy chiquitito, un niño cuando lo conocí. Y un gran músico.   

Luego llegarían otros trabajos solistas (a razón de uno cada 10 años)… ¿Qué nos podés decir, en pocas palabras, de cada uno de ellos?
— Y bueno, para hablarte un poco de cada disco te lo resumo en algunas palabras: Mis discos fueron así:
En 1984 (el 7 de junio, el día de mi cumpleaños) empecé a grabar mi primer disco “Del Oeste” que salió en 1985 por Interdisc. Quebró la compañía a la semana (así que el disco estuvo una semana en las bateas). Eran vinilos: discos y casetes. Antes había estado en el Festival BA Rock, siempre cantaba con Pedro y Pablo, con Cantilo y Punch, con (Rubén) Rada, con todos los músicos que tenía la corporación, que era como “la compañía en la que se suponía que estaba”…  ¡No ganaba un mango ni doblado al medio! Pero ¡tocaba con un montón de músicos que estaba buenísimo! ¿Viste? Me divertía un montón (risas). Bueno, después del BA Rock y eso –que salió un tema que yo cantaba, que era de Alejandro Lerner (la única canción que está en vivo en ese disco porque fue regrabado por casi todos los músicos, menos mi tema: todos están regrabados) que yo canté “Santo”. Eso fue lo primero que salió mío (además de los coros que te contaba antes)… En realidad Gulp! salió el mismo año que mi disco “Del Oeste” (en el ’85). Bueno, ese fue mi primer disco por Interdisc.
Después salió en 1994 “Cuando te vi partir” que fue el segundo disco (que eran ya CDs y ¡aun había casetes!). De ese disco puedo hablar que ¡es un discazo! Para mí fue un disco que marcó muchas cosas: analógico, grabado por el norteamericano Doug Hall (El técnico directo de Deep Purple, Iron Maiden por más de 25 años), mezclado por Barry Sage (de Inglaterra), masterizado en Whitfield Studio (Londres) por Ray Staff, y además, fue ensayado una semana, lo grabamos, en dos días hicimos las bases, muy sentido. Y además fue el único disco que llegó a trascender de acá, el único disco que pudimos editar en otro país (salió en EEUU por Poligram Latin USA). Estos son los dos discos que yo hice con compañías discográficas en mi vida (Interdisc y Poligram), y en un momento determinado (después del ’94) me resultó todo muy difícil: poder seguir grabando y hacer todo lo que me dé la gana; decidí hacerme independiente: inventé un sello de fantasía que se llama “Kadorna Records”.
Y edité (en el año 2002) “La razón y la tempestad” (que ya son CDs), después en el medio hay un disco que se llama “La banda del gato” (año 2006) que es de mi pianista –Ricardo Marín– (es como un disco de él) pero con un montón de músicos amigos como Ariel Leyra, Piro –que era nuestro armoniquista–, yo, Jota Morelli, y un montón de músicos más. Después, mi próximo disco fue “El ángel” que salió en 2008 (¡discazo para mí, me encanta!). Y después, en el 2014, saqué “Primavera por un día”. Esos son todos discos de Kadorna Records, Independientes, hechos por mí. Y ahora, ya del 2014 en adelante (después de un tiempo largo de seguir grabando, grabando y grabando cosas que se me van cruzando por la mente… todas canciones nuevas y oscuras que salieron durante este tiempo difícil y ¡qué sé yo!)… terminó saliendo un disco doble que ya masterizamos (y no creo que tenga formato físico momentáneamente, porque es imposible económicamente; pero ¡vamos a ver de qué manera llega!)   

Colaboraste con muchísimos artistas (solo por nombrar algunos con Pedro y Pablo, Alejandro Lerner, Miguel Cantilo, La Torre, Mercedes Sosa, Fito Páez, Fabiana Cantilo, Peteco Carabajal…). ¿Qué sentís que hace que te elijan (además de la calidad de tu voz)? ¿Cómo es trabajar con artistas tan disimiles entre sí 
— Sí, la verdad es que colaboré en millones de discos de un montón de amigos (donde me divertí siempre mucho). Por suerte yo soy una persona súper abierta musicalmente –como decías– grabé con Peteco (Carabajal), en mi disco “La razón…” grabé una versión de “La Pomeña” con un arreglo del Chango Farías Gómez que es increíble. ¡He grabado varios discos! Grabé con (Luis) Salinas –en un disco de Peteco– “Mi abuela bailó la Zamba”… con David Lebón… ¡grabé con todo el mundo! Yo siempre fui muy feliz haciendo música, para mí la música es como una especie de bendición total… entonces, es como que poder haber tocado con todos los amigos y amigas con los que grabé y con la gente que toqué ¡es maravilloso!           

videos rock argentino

Siendo mujer ¿Te resultó difícil moverte en un ambiente con mayoría de músicos hombres (sobre todo en aquellas épocas iniciales)?… 
— Mirá: yo hago música de muy chiquita, entonces estoy acostumbrada a que me traten como un músico más (nunca sentí mucho el desarraigo de hombre/mujer, mujer/hombre). Siempre traté que me respetaran como persona. Nunca entendí eso de porque una mujer es menos (o más) que otro músico hombre o músico mujer ¿no? ¡No entiendo esas diferencias! O me hice valer siempre (no sé). No siento que sea algo que valga la pena marcar. Sí, en el Rock, es más complicado llegar, que si sos una cantante de folklore, una cantante melódica, de tango… parece que tiene más lugar que una rockera en Argentina (pero es algo como muy argentino eso). Es como que hay una falta de respeto de una parte del público hacia la cantante que canta rock.

¿A qué otras grandes colegas quisieras nombrar/reconocer?

Diana Pereyra, Fabi (Cantilo), Ana Quatraro, Laura Haton, Grace Cosceri (que cantaba/fue coach vocal de Spinetta, una cantante excelsa)… ¡hay muchas cantantes muy buenas (lamentablemente poco conocidas)! Bueno, de las nuevas generaciones no conozco mucho. Con Fabi hemos “pateado” juntas y ¡hemos hecho coros para todo el mundo! Hemos empezado las dos muy jovencitas… somos como “hermanitas”.

¿Qué aportó a tu carrera la experiencia internacional (Brasil, Madrid, giras con Kavin Ayers, etc)?
— Y… realmente, haber tocado con músicos de otros países –como Kavin Ayers, con quien hice una gira por Europa– haber estado con un montón de gente maravillosa. ¡Haber tocado en lugares diferentes! Eso te llena de viaje, de imágenes, de cosas, de personajes,… y está buenísimo para tu vida interior. ¡Es maravilloso hacer giras!

¿Cómo puede hacer la gente para escucharte y saber más de vos y tu actividad actual?
— Se pueden suscribir a mi Canal de YouTube que es «Claudia Puyó Oficial» y hay algunos de los videos de toda la última época… “Hundiéndome en la oscuridad”, todos los discos independientes, “Salvaje Corazón”, “El ángel”… un montón de canciones que pueden escuchar… una versión de “Adela en el Carrusel. Ahora subí algo de lo nuevo: “Ojos de video tape” (como “Cazadora de cielos” va a ser un disco de  canciones mías, y canciones de otros… y después tienen Facebook, Instagram, Twitter y las posibles redes que tenemos casi todos los músicos para poder comunicarnos.

No Olvides Descargar…
[CD] Selección I (compilado con los mejores temas de nuestros colaboradores)


Por último ¿Qué te gustaría decirles a los lectores de nuestra revista?
— No sé: yo no soy una persona que digo muchas cosas. Puedo decirles que ¡se cuiden un montón! Que la creación es algo que nos aliviana a todos el dolor de la humanidad y todo esto que está pasando tan rápido el tiempo ¿no? Como mi canción que hice sobre la Pandemia… un tiempo que está pasando extrañamente rápido y desde un lugar feo. Nada, que sé yo: que empecemos a ser un poco más empáticos con el otro!

Y vos ¿conocías lo nuevo de Claudia? Queremos conocer tu opinión.

NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

Volver Arriba

 

4 comentarios sobre “Claudia Puyó: la felicidad de hacer música”

  1. Hermosa nota!! Que regalo poder disfrutar la música de esta manera y a este nivel, realmente se lee como un regalo y como algo que forma parte de su vida de manera inseparable. Como música me anima y me impulsa.

  2. Claudia es una llamarada! Rock &Blues de punta a punta. Injustamente ignorada en algunos documentales y en muchos medios masivos. Es un diamante cuasi under amada y respetada por sus colegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.