Piñón Fijo: la vigencia de un gran artista

 No necesita presentación este consagrado artista, ícono de la canción infantil y seguidor de las huellas de la gran María Elena Walsh. En esta entrevista nos cuenta un poco de todo: su actividad en la Pandemia, sus comienzos, su formación, sus referentes, la actividad de sus hijos,  sus métodos compositivos, anécdotas, planes a futuro, la actividad junto a León Gieco y Pedro Aznar

Hola Piñón ¿Cómo estás? ¿Cómo te afectó la Pandemia este tiempo?
— ¡Hola. Bueno, la Pandemia me ha tratado mal (como a todos). Porque más allá de las salidas individuales es una mala noticia para todos, para todo el mundo, para mucha gente que sufre. Yo particularmente vengo “zafando” de contagio: me vengo cuidando mucho. Viejo para el COVID, joven para la vacuna… así que… ¡a cuidarse!

¿Cómo se inició tu camino en la música, y en particular en la música infantil y en el canto y la guitarra?
— Con la música comencé de muy chico de una manera muy clandestina: con una guitarra que mis hermanos no me prestaban (risas). Y empecé jugando, pero también robándoles un poco de repertorio a ellos, de la música de ese tiempo. Y después con el rubro infantil me encontré más en la adolescencia, haciendo talleres de mimo y canciones de María Elena Walsh (en formato de artista callejero)… así empezó un poco a esbozarse este Piñón Fijo.

Mirá También
[opinión] El tema del verano ¿es apto para chicos?
[entrevista] Canticuénticos presenta nuevo CD y libro en 2021


¿Quién o quiénes fueron tus profesores? ¿Cómo fue tu formación?

—  Siempre fui bastante autodidacta. Asimismo, en la medida que podía, iba picoteando algún conocimiento más técnico en algún Conservatorio. Estuve en la Facultad, en la Escuela de Arte hice la Licenciatura en composición (un “añito”); poco, pero me sirvieron de mucho: esos conocimientos me sirven y muchas veces me salvan. Y después algunos profes particulares… algunos talleres particulares hice. En guitarra un profe: José Matías. Y en mimo, un profe Jorge Mazzetti: fueron grandes referentes para mí.

¿A quiénes reconocen como referentes o influencias musicales?
— Como referencias musicales: Rubén Blades, La Trova Cubana, La Trova Rosarina, (Joan Manuel) Serrat, (Joaquín) Sabina, a toda la gente que ha logrado una mixtura muy linda entre la música y la letra, y en eso un todo. Uruguayos: Jaime Ross, (Alfredo) Zitarrosa, Es hermoso porque yo soy de una generación que recibió a gente muy grosa en ese sentido, con un abanico muy amplio, muy grande (inclusive a nivel nacional): Charly (García), (Luis Alberto) Spinetta, Pedro (Aznar), León Gieco… tenemos muchísimas opciones de poder disfrutar y aprender de esa gente tan hermosa ¿no? que ha dado tanta luz, entre esa mixtura de la música y la poesía como un todo.

¿Creen que existen diferencias entre la música infantil que escuchabas de niño y la que se hace actualmente? ¿Qué otros solistas o grupos infantiles recomendarías?
— De mi infancia rescato mucho lo musical y lo poético de María Elena Walsh: a mí me marcó muchísimo y creo (se me viene a la cabeza, si me apurás de que busque una referencia rápida) es fuerte esa referencia. Y actualmente me gusta mucho lo que hace la gente de Canticuénticos, me gusta mucho Magdalena Fleitas, me gusta mucho lo que hacen mis hijos (Solcito y Jeremías Fijo), me gusta mucho lo de Luis María Pescetti, actualmente muy buenas referencias.

— ¿Qué mensaje buscás transmitir en tus canciones?
— En realidad es un mensaje de “comunicación”… es “un mensaje en una botella” si se quiere (risas). No quiero ser tan pretencioso de “bajar una línea” o decir que hay que hacer o que no hay que hacer. En realidad uno se cobija en el amor, en el amor familiar, si a otros les sirve: está buenísimo. Pero el mensaje es más que nada (y cuanto más grande se pone uno) es contemplativo ante la infancia y aprender mucho de la infancia.

¿Cómo componés tus canciones? ¿Tenés algún método? 
—¿Métodos para escribir canciones? Bueno, últimamente me asomé mucho a la construcción de las “décimas” que me parece que es un método, una forma de escribir (bastante antigua) pero que es muy efectiva. Después decido si van a ser 10 versos, 8… pero como “disparador” me gusta en las letras eso. Y música, como tengo un abanico muy amplio de gustos, también, voy de la Salsa al Rock… y con todos sus matices. Más o menos esa es la idea: de jugar, siempre jugar… y que de ese jugo salga una canción.

¿Qué frase o reacción de alguno de tus pequeños fans fue la que más te sorprendió o te dejó pensando?
— Bueno, con esto de las redes (sociales) es muy asidua la llegada de muchas referencias de niños y de niñas que repiten los gestos de uno, que repiten cosas que uno hace y que dice y bueno. Yo estoy bastante sensibilizado con mi “abuelazgo” hace un tiempo, entonces me emociona mucho ver que un niño… hace poquito vi un niño disfrazado de Piñón haciendo un streaming para sus amiguitos del Jardín (de Infantes). Y hay cosas así, señales así… niños que se duermen vestidos de Piñón… ¡Cosas hermosas!

Mirá También
[entrevista] Minimalista Orchestra
[artículo] Sonidos de la historia: Sellos independientes

¿Tuviste una etapa de mucha popularidad con un programa televisivo en Canal 13 de Buenos Aires… ¿Qué te significó esa experiencia?
— La etapa de muchísima exposición en Buenos Aires me dejó un montón de cosas buenas. Una meseta alta de conocimiento de la gente hacia mi personaje, que después yo traté de defenderlo con algo de lo que yo entiendo por “calidad”. Me dejó cosas buenas, incluso las cosas no tan buenas que me sucedieron terminaron siendo buenas porque fue una experiencia, una experiencia fuerte. Es una cosa muy única que no a todo el mundo le pasa (y de eso soy consciente). Así que yo hago un balance muy positivo de esa etapa de muchísima exposición.

¿Cómo fue la experiencia de presentarte fuera de Argentina?
— La experiencia de estar en el exterior fue disímil pero todas me incentivaron. En algunos más cercanos como Uruguay o los países limítrofes se hizo todo más fácil. Y en lugares más lejanos me encantó como esa sensación de “empezar de cero” de nuevo. Estuve —por ejemplo— en México hace un par de años, con Los Caligaris, y el conocimiento no era mucho (casi nada), y me encantó salir a la calle y ser artista callejero de nuevo. Desde cero y conquistar un poco una sonrisa sin que exista otra cosa que no sea la sorpresa del “damnificado” o “beneficiado” de mi arte (risas).

¿Qué sentís al ver que tus hijos siguen tus pasos?
— No debe haber cosa más bella para un padre que los hijos le digan “quiero volar con mis propias alas” pero siguiendo la huella y usando las herramientas de lo que vos hiciste. Más que nada herramientas que fueron generadas desde la nada: porque esto es un oficio tan intangible que no hay una Universidad ni una “escuela para ser Piñón Fijo” (risas). Entonces, que mis hijos tomen esas herramientas (y las mejoren) es uno de los mejores regalos de la vida.

¿Cómo fue y qué te produce compartir trabajos con músicos como Pedro Aznar o León Gieco?
— Otro gran regalo: compartir con gente que ha sido referente para uno. Gente gigante musicalmente, poéticamente… socialmente también. Porque estas personas que nombrás son dos referentes sociales muy fuertes (aparte de ser músico y poetas). Y un espejo en el que uno se ha mirado, compartir con ellos ahora, en ese juego de escribir juntos, de hacer cosas juntos. Muchas veces me tengo que pellizcar para creerlo, pero, bueno…mi mayor gratitud ante la vida es tratar de “estar a la altura” (¡hay que estar “a la altura” de esta gente!) pero, bueno: intento.

NO olvides descargar
[CD GRATUITO] Selección I

¿Cuáles son tus planes a futuro?
— ¿Mis planes a futuro? Si algo vino a enseñarnos “este bicho” es que no hay que ponerse muy ansioso por el futuro, ni angustiarse demasiado por el pasado, tratando de defender las cosas en el presente y defender el tesoro más genial que tenemos que es: la vida y la salud. Seguir defendiendo eso, y seguir defendiendo el juego y seguir defendiendo la infancia que tengo adentro que es la que —me parece— es mi “materia prima” para seguir creando y creyendo.

¿Hay alguna anécdota que recuerdes y quieras compartir con los lectores?
— ¿Anécdotas? ¡Muchas! Pero voy a elegir una. Justamente en el tiempo de mucha exposición en Buenos Aires (año 2002 o 2003), yo salía de actuar en el Teatro Gran Rex —donde hicimos muchas funciones— e iba caminando al hotel (que estaba cerquita: a la vuelta del teatro), enfundado en mi “perfil bajo” de que nadie sabía que era yo no… y pasé por un semáforo y había un niño vestido de Piñón Fijo haciendo malabares. Y me quedé observando ese niño muy humilde —por una monedita hacía los malabares (entre espacio y espacio de la luz roja)— y me quedé sentado, muy movilizado internamente. Tan movilizado que esa escena terminó siendo una  de las canciones que más amo que se llama “Pelotitas de la esquina” y la pueden buscar en mi Canal de YouTube.

 ¿Cómo puede hacer la gente para escucharte y saber más de vos?
— Me encuentran en mi Web oficial, en linktr.ee, y en la redes sociales: Instagram (@pinionfijo)Canal de YouTubeFacebook (@PinonFijoOficial) y Twitter (@pinonfijo1).

¿Por último ¿Qué les gustaría decirles a los lectores de nuestra revista?
— Bueno ¿Qué decirles? Defender la infancia. Defender la inocencia que nos queda. La ingenuidad, el asombro, la sorpresa. Que creo que todas esas palabras quieren decir “niñez”. Creo que vinimos a este mundo para hacer lo que soñábamos cuando niños. Y bueno, este mundo es muchas veces un poco cruel y difícil y nos va alejando de esa esencia, pero hay que tratar de luchar por eso, y seguir creyendo. No, no me gusta dar consejos, ni moralejas, ni mensajes a nadie, pero, si alguna porción de la gente que lee esta entrevista ha creído —y le ha hecho bien mi mensaje, en algún momento— decirles “gracias” (obviamente).

¿QUIERES recibir GRATIS la ENTREVISTA ORIGINAL (audio) en tu E-MAIL?


    A vos ¿Te gusta la música de Piñón? Queremos conocer tu opinión.

    NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

    Volver Arriba

    4 comentarios sobre “Piñón Fijo: la vigencia de un gran artista”

    1. No esperaba menos calidez de este tipo sensacional. En este viernes lluvioso, leerlo es como tomar una sopita cabello de ángel. Con cada palabra de amor nos teje un abrigo.
      Y muy identificada con su expresión: vieja para el covid, joven para la vacuna jajaj. Me llegó al alma

    2. Hermosa nota. Piñón es un gran artista y mejor ser humano . «Seguir defendiendo la infancia que tengo adentro» es más que una frase, es una manera de vivir y nos invita a volver a nuestra escencia. Gracias por este regalo!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.