Alan Sutton y las Criaturitas de la ansiedad

Foto (PH): Gabriel Riesco | @riesco.gabriel

Es un joven escritor, compositor y cantante argentino que comenzó su carrera en 2014 cuando sus escritos comenzaron a tomar forma de canciones. El recorrido junto a las Criaturitas de la ansiedad se gestó en 2018 con la salida de su primer disco “Alan Sutton y Las Criaturitas de la ansiedad”. Para cada pieza musical se plantea, según lo que ella requiera, un estilo y una ejecución distinta, por ende, es una banda difícil de catalogar en un género o estilo único. En los shows, la banda intenta quebrar el límite de la experiencia audiovisual, generando situaciones en donde pueda participar el público. En 2020 Alan Sutton y las Criaturitas de la ansiedad lanzó en tres partes su segundo disco “Hombrecito con los pies en la tierra” acompañado de tres videoclips. Recientemente, en  este año, ha lanzado su nuevo single, “Fin del mundo”.

Hola Alan ¿Cómo estás? ¿Cómo te afectó la Pandemia este tiempo?
— Hola, ¿Qué tal? En este momento estoy sentado y la pandemia me afectó creo que igual que a todo el mundo. Con la banda teníamos ganas de tocar, de conocer distintas partes del país, incluso de irnos a Uruguay, que no se pudo concretar por evidentes razones. De igual manera creo que uno se tiene que ir adaptando y no perder la calma, siempre podría ser peor. Por lo menos en nuestro caso particular, con tanta gente que la está pasando tan mal, con muertes de gente cercana que es lo más terrible. Nosotros realmente no nos podemos quejar, simplemente estamos esperando a que vuelva a salir el sol.

¿Cómo se inició tu camino en la música, y en particular con el canto y la composición? ¿Quiénes fueron tus profesores?
— Creo que la música me encontró a mí. Yo estaba más con las palabras, con la escritura, con el teatro. Del teatro pasé a la escritura, a escribir teatro, y siempre toqué, tomé muy poquitas clases de guitarra durante la primaria y después viajando me fui encontrando más con la canción y con la música y empecé a trabajar tocando en colectivos, viajando por Bolivia y así me fui haciendo más amigo de la guitarra y de la música, para después combinar lo que venía escribiendo con la música encontrando el formato de canción que me parece bellísimo. Mis profesores de la primaria no me acuerdo los apellidos, pero después he sido bastante autodidacta con lo que lo instrumental y la armonía. Tuve una profesora de canto para aprender de cuidado vocal con la extraordinaria María Rosa que hace una música muy preciosa. Sobre todo mis profesores son la gente con la que trabajo, Jerónimo Romero, Manu Echegaray que es nuestro “Mannuger”; mis colegas son mis profesores, con ellos voy aprendiendo día a día.

Mirá También
[artículo] Así se hizo Abbey Road (Beatles-1969)
[ARTÍCULO] Charly García-Líneas paralelas: crónica de un ensayo


¿A quiénes reconocés como referentes o influencias musicales?  

— Hay un montón de influencias, solo voy a estar recordando las que en este momento me parece pero hay influencias de todo tipo y muy bizarras y de distintos lugares. Tenemos las más obvias que The Beatles, Charly García, Miguel Abuelo, Gustavo Pena, etc. También me gusta la música de los 50s, me gusta la música de los musicales. Hay un pastiche irreconocible que si queremos buscar el origen nos perderíamos.  

¿Crees que existen diferencias entre la música que vos escuchabas en tus comienzos y la que se hace hoy en día?
— Por supuesto que existen diferencias pero gracias al cielo, creo que todo lenguaje tiene que modificarse. Las instituciones vienen a estructurar cosas que en realidad están en movimiento, creo que también un poco por el miedo a que las cosas se vayan volando en el viento entonces la gente procura estructurar pero absolutamente todas las cosas están en movimiento. Sí, por supuesto que hay cambios, yo por ahí soy más clásico en lo que escucho día a día pero al mismo tiempo estoy abierto y siento que no hay cosas mejores o peores, no creo en el criterio, creo que hay cosas y que después cada uno le otorga su valor positivo o negativo.                               

 ¿Qué grupos o solistas actuales recomendarías? ¿Te gustaría colaborar con alguno?
— Siento que no puedo recomendar porque debería conocer a la persona pero voy a hacer un chivo para unos amigos míos que acaban de sacar un EP extraordinario que se llama “Historia de la eternidad” que lo pueden encontrar en todas las plataformas digitales y la banda se llama “Ra”.        

En tus canciones le das mucha importancia a las letras ¿no? ¿Qué buscás trasmitir en ellas? ¿Buscas dar algún mensaje? 
— Depende de la canción, hay canciones en las que juego desde la parodia, creo que hay un unificador común que es “No estamos solos” “Nos suceden cosas en un mundo vertiginoso, estimulado en las cuales cada tanto podemos salir a la superficie y respirar”. Creo que hay canciones más juguetonas, que juegan con lo absurdo para dejar entre-ver un mundo más sensible que duele y hay canciones que directamente están escritas con sangre de vena abierta pero creo que varía de canción en canción lo que uno quiere transmitir, es una búsqueda distinta. Cada canción es un mundo diferente.

Mirá También
[ARTÍCULO] ¿Rock vs Jazz? ¿3 o 3000 acordes?
[ENTREVISTA] El Rock Argentino contado en un libro


¿Por qué el nombre del grupo es “Alan Sutton y las Criaturitas de la ansiedad”? ¿Cómo surge?

Alan Sutton es mi nombre de nacimiento y «las criaturitas de la ansiedad»… es como que las cosas a medida que va pasando el tiempo uno va argumentando y va diciéndose y al final lo que era realmente al final ni siquiera uno lo conoce, va quedándose como cada vez más lejos. Yo originalmente quería que sea una banda, no quería que tenga mi nombre. Lo estuvimos hablando con les integrantes y querían que sea mi nombre entonces buscamos una concesión y terminé ideando el nombre de “Las criaturitas de la ansiedad” que en un primer momento eran estos bichitos en la cabeza, estas criaturitas que nos piden constantemente estimulación ante el vacío inminente y ante este escenario degenerativo que es la existencia. Era eso y después pasó a ser el público, después pasó a ser la banda, pasó a ser un personaje que se pinta de violeta. Toma distintos significados y es lindo que así sea y que siga mutando.

¿Qué nos podés contar del primer disco editado en 2018?
— Este primer disco lo armamos junto a Jerónimo Romero, que yo lo conocí para hacer el disco, me lo  presentaron porque tenía ganas de hacer el disco con alguien, me lo presentaron a él y armamos una banda para grabar el disco, re desquiciados. Yo tenía ganas de grabar un disco acústico, no tenía grandes expectativas y Jerónimo que es “La criaturita de la ansiedad mayor” me dijo “¡nooo!, tenemos que hacer una banda, tiene que ser así, a vos que te gusta” y pegamos una química extraordinaria, trabajamos en el primer disco y de a poquito fuimos entendiendo cual era la identidad del proyecto que en un principio se nos escapaba, creo que el tiempo te va dando la forma y el entendimiento de lo que a veces ya es naturalmente. Primero para mí viene lo esencial y después uno le va buscando palabras, le va poniendo un lenguaje que a la vez lo deforma y lo transforma en este proceso. Fue muy hermoso para nosotros este primer disco y este primer encuentro. Sobre todo fue importante porque fue un disco que lo sacamos sin ningún tipo de expectativa y encontramos un “boca en boca” maravilloso que se fue compartiendo entre las personas y se armó un público completamente inesperado entonces para el segundo disco ya empezamos a pensar las cosas desde otra perspectiva.  

¿Y qué podemos encontrar en su reciente trabajo “Hombrecito con los pies en la tierra” (2020)? ¿Qué diferencias hay con el primero?
— Las diferencias entre el primer disco y el segundo son abismales. El primer disco es un disco que fue un juego, un entendimiento para llegar a hacer 10 canciones. Yo estaba componiendo y todavía no tenía el ritmo de composición que tengo ahora, estaba entendiendo un formato nuevo. “Hombrecito con los pies en la tierra” ya es una selección de un montón de canciones (porque una vez que empecé a componer no paré más) y una búsqueda estética además de un crecimiento porque también para Jero fue el primer disco que produjo. Jero es mi mano derecha, es el productor y guitarrista de la banda y somos hermanos. Fue una búsqueda, fue algo mucho más concreto, es un disco con el que yo puedo morir tranquilo, es un disco que yo amo mucho, que narra un tiempo de mí vida muy especial. Las diferencias van desde las temáticas. Creo que el primer disco es muchísimo más optimista o al menos con criterio, como creyendo que hay algo que está bien y algo que está mal, que el segundo disco todavía mantiene un poco pero de a poquito se va poniendo cada vez más nihilista. Lo que se viene, las próximas cosas serán aún más nihilistas. También hay diferencias en la producción, este fue pensado para tocar en vivo aunque nunca lo pudimos tocar entero aún, bueno sí una vez pero ya le haremos.

videos rock argentino

¿Es cierto que lanzaron este disco dividido en 3 partes? ¿Cuáles fueron los motivos de esta decisión?
— Los motivos de la división en tres partes fueron varios y la decisión fue previa a la cuarentena: principalmente teníamos doce canciones y sentíamos que como se suelen consumir las cosas en este momento entregar 12 canciones de una era un montón, era como desangrarse de un momento al otro y queríamos acoplarnos a un formato “serie”, dar cuatro canciones por mes, la idea original era que durante tres meses consecutivos saquemos 4 canciones, primero “Hombrecito”, después “Con los pies”, después “En la tierra” y después ya presentar el disco en Buenos Aires para luego irnos de gira por todo el país y Uruguay. Claramente eso no se pudo. Ya que teníamos tanto material lo que hicimos fue dividirlo a lo largo de todo el 2020 en vez de lanzarlo todo de un tirón que era la idea original. Luego de la división y todo comencé a argumentar otras cosas como siempre suele pasar y me empezó a cuajar por otros lugares que me terminaron gustando muchísimo, lo empecé a ver como una suerte de inicio, conflicto y desenlace. Fue algo estratégico de darle a la gente por partecitas y que puedan esperar lo que viene, nos pareció lindo eso, de dar cuatro canciones y que sean exprimidas al máximo sabiendo que próximamente iba a haber más.

¿Quién es el personaje violeta con sombrero que aparece en varios videoclips? ¿El hombrecito con los pies en la tierra?
— No, yo creo que el “hombrecito con los pies en la tierra” en todo caso soy yo, pero no de violeta. A esa yo la llamaría “la criaturita de la ansiedad”. El hombrecito con los pies en la tierra soy yo, esta cosa tan pequeña a la vez buscando un centro, buscando un eje, queriendo poner los pies sobre la tierra que es lo que siempre nos han dicho que tenemos que hacer: ser centrados, tener temple… aunque todo el mundo es una tremenda locura y todo se nos está yendo cual humo del cigarrillo. Pero al mismo tiempo es esta ridiculez que implica ser algo tan pequeño y al mismo tiempo buscar equilibrio que en definitiva es todo lo que nos queda.

¿Qué papel juega “lo teatral” en la banda?
— Lo teatral es algo que siempre nos han dicho, yo no es algo que aplique directamente, sí hay una influencia en mí de esta faceta mía, faceta y no personaje. No me gusta llamarlo “personaje” porque creo que da a entender como algo impuesto, cuando no lo es, sino que es algo natural. Uno es de determinada forma con las personas que está habitando, lo mismo sucede con un escenario; yo me subo y siento eso, me vibra eso. Creo que hay algo muy expresivo en lo que hacemos, y nos importa. Y creo que la expresión, si es en eso en lo que “lo teatral” se refiere es algo fundamental para nosotros.

¿Cómo es tu método compositivo? ¿Primero la letra, la música, ambas juntas?
— Esto es muy subjetivo, depende la canción. Hay canciones que viene primero una melodía, la recuerdo y después busco la armonía correspondiente, hay algunas canciones que arranca con algo que me gusta hacer en la guitarra o en el piano, y hay una melodía que me gusta y le pongo la letra, a veces arrancan las dos al mismo tiempo, depende muchísimo de la canción. Una vez que está, mi método –en grandes rasgos– es primero entender la esencia de la canción, entender de qué estoy hablando, entender la idea abstracta detrás de la canción y después ir tallando –cual escultor– y tratando de vislumbrar y encontrar las palabras justas, que me permitan transparentar de la mejor manera posible a través de mi medio que es la canción lo que yo quiero comunicar. Yo siempre digo que el trabajo de compositor es más bien un trabajo de tachar que un trabajo de tener ideas, que surgen millones y de ahí tachar y tachar y tachar hasta que encontrás, no conformarse.

No Olvides Descargar…
[CD] Selección I (compilado con los mejores temas de nuestros colaboradores)


— ¿Según tu criterio ¿Qué características debe tener un buen músico/artista?

— No, no, no, ¡en esta me bajo! No creo que exista un buen músico o un buen artista. Creo que cada uno hace lo que puede y lo que quiere con las herramientas que tiene, cada cual es hijo de su contexto. Yo hago lo que puedo y trato de ser honesto en cuanto lo que me pasa y trato de seguir adelante pero no creo que haya cosas buenas o malas. “Bueno” o “malo” son términos que no me gustan. De todas maneras en algunas canciones hay algo performático en el sentido establecer algo bueno o algo malo pero con el fin de la canción, yo creo que bajándonos de ese lugar performático y digo performático como entendiendo la máxima expresión de una cosa sin considerar matices. Después bajándolo a la realidad, que es mucho más matizada, no creo que haya cosas buenas o cosas malas. Me gusta jugar y establecer determinada actitud performáticas como “La era del rivotril” en la que me planto en una postura que no es ni mala ni buena, ¡es! Las cosas son y ya, después uno le pone una carga. Está bien, hoy estamos todos perdidos con el teléfono y ¡qué sé yo! pero al mismo tiempo hoy gracias al teléfono o al Internet o a las comunicaciones los artistas independientes no necesitan de un sello, hoy pibes y pibas se pueden grabar desde sus casas y está bien, antes si no tenías un sello no llegabas a absolutamente nada, alguien te tenía que “descubrir”, hoy podes trabajar independientemente. Las cosas no son ni buenas ni malas, las cosas son y uno se va adaptando al contexto me parece.

— ¿Te gustaría indagar en alguna otra disciplina artística?
— Me gusta, incluso lo estoy haciendo, de hecho estoy montando mi obra de teatro que, bueno, en pandemia es muy complicado montarla: pero estamos en eso. Me gusta muchísimo el teatro y siempre fue un gran amor, hace tiempo que tenía esta obra que escribí y ahora la estamos por suerte montando de a poquito. Eso es lo que más me gusta. Me gusta mucho bailar también pero no en formato constructivo sino que solo para jugar (no es que jugar no sea constructivo, pero que no lo pongamos de forma productiva capitalista en función de algo, en función de proyectos y en función de lograr cosas a futuro, simplemente bailar).

— ¿Cuáles son tus planes a futuro?
— Bueno, en principio me pedí un sanguche de soja con berenjena al escabeche –exquisito– que me voy a comer ahora en un ratito: espero que llegue pronto… ¡y ese es mi plan a futuro! Más a largo plazo tenemos ganas de este año sacar unas cuantas canciones más en formato de sencillo con sus videoclips, estamos trabajando en eso.

— ¿Hay alguna anécdota que recuerdes y quieran compartir con los lectores?
— Una vez me hicieron una nota para la web EncontrArte Musical y fueron un montón de preguntas. Al principio me apabullé y tuve muchísimo miedo, pero después adquirí coraje y las respondí. Fue realmente un evento extraordinario.

— ¿Cómo puede hacer la gente para escucharte y saber más de vos?
— Por las Redes Sociales se pueden contactar en Instagram @alansuttonylascriaturitas, en Facebook, YouTube y Spotify

— Por último ¿Qué te gustaría decirles a los lectores de nuestra revista?
— Que tengan una hermosa semana y una vida muy feliz. ¡Feliz navidad y Año Nuevo! si no los veo antes.

¿QUIERES recibir GRATIS la ENTREVISTA ORIGINAL (audio) en tu E-MAIL?

    Y vos ¿conocías la propuesta de Alan? Queremos conocer tu opinión.

    NO olvides dejarnos tu comentario, al final de esta página

    Volver Arriba

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.